Todo Sobre Motivación Extrínseca

Todo Sobre Motivación Extrínseca

By Luz Macklin 0 Comment June 5, 2019

La motivación extrínseca se caracteriza porque los factores que la crean provienen del exterior del individuo que la siente.

En ese sentido se puede definir la motivación extrínseca, como la disposición emocional que adquiere un individuo para acometer acciones conducentes al logro de objetivos, que le permitirán satisfacer necesidades asociadas a su entorno físico exterior, que pueden ser desde un compromiso social, la adquisición de un bien mueble, un bien inmueble o una recompensa económica.

La motivación extrínseca no se origina en decisiones personales, sino más bien en necesidades individúales que son impuestas por el entorno donde transcurre la vida social o laboral de las personas, como la necesidad de ganar dinero para adquirir una vivienda, un vehículo u otros bienes que le permitirán estar a tono con las costumbres de su nivel social o sencillamente obtener una mejor calidad de vida.

A veces las motivaciones extrínsecas llevan al individuo a tener que realizar actividades que no son de su agrado, pero que son necesarias para alcanzar el objetivo asociado a ella, y en ese sentido son sentimientos netamente impuestos por las situaciones del entorno, y en ningún caso tienen un origen existencial, propios de la personalidad natural del individuo.

Estas características de las motivaciones extrínsecas son ampliamente utilizadas, para bien o para mal, mediante la aplicación de técnicas de inducción psicológicas, en las estrategias de todo tipo de organizaciones políticas, instituciones públicas de los estados, las empresas, e incluso de la delincuencia común o terroristas. En las cuales el nivel de influencia puede ser tal que los individuos llegan a alcanzar una identificación con los objetivos de las motivaciones impuestas, que son capaces de sacrificar voluntariamente todo lo que tienen, incluida la propia vida, en acciones suicidas, tan solo por satisfacer los requerimientos de factores externos a sus propios intereses personales.

En conclusión, la motivación extrínseca genera conductas que no responden a intereses personales directos del individuo objeto del sentimiento, sino en fuentes externas, que pueden conducirlo a tomar acciones contrarias a su desarrollo personal, y en casos extremos, a su propia existencia. De allí la importancia de conocer el origen de este tipo de motivaciones y controlarlo conscientemente.