Psicología Cognitiva

Psicología Cognitiva

By Luz Macklin 0 Comment June 22, 2019

Psicología Cognitiva

El objeto de estudio de la Psicología Cognitiva o cognitivismo son los procesos o mecanismos mentales que ocurren en el ser humano cuando se elabora el conocimiento; como son, entre otros: la atención, la percepción, la memoria, el pensamiento, el lenguaje y el aprendizaje. Cuyas interpretaciones, muy brevemente, se indican a continuación:

La atención es el mecanismo mediante el cual el ser humano focaliza o se concentra en uno solo de los elementos de su entorno, o que contiene su mente, por encima de otros.

La percepción, es la interacción entre el cuerpo y la mente que tiene por finalidad

tomar conciencia de la existencia de un objeto en el mundo exterior.

Memoria: proceso que le permite a la mente almacenar información.

El pensamiento: conjunto de procesos cognitivos que se suceden para elaborar razonamientos, ideas o solución de problema, con la utilización de la información obtenida de la memoria o por las percepciones directas.

Lenguaje: mecanismo que mediante símbolos, sonidos, gestos y reglas, permiten la transmisión de información entre individuos.

El aprendizaje, entendido como el mecanismo mediante el cual se amplía la capacidad de adquirir nuevos conocimientos y adoptar nuevos comportamientos, y que hace uso de todos los mecanismos mentales antes descritos. De donde se definen dos tipos de aprendizaje, a saber: conductual y cognitivo, según generen cambios en la conducta o en el pensamiento.

La psicología cognitiva aparece y alcanza mayor auge, durante la década comprendida entre 1950 y 1960, confrontando la idea conductista que consideraba la mente como una “caja negra”, donde no es posible tener acceso. Con el objetivo, por una parte de comprender como funcionan los mecanismos mentales que utilizan los individuos para absorber información, procesarla, almacenarla, recuperarla, utilizarla y nuevamente almacenarla. Pero; además, como crean la interpretación que los lleva a la comprensión del mundo que los rodea con base en toda esa información. Y por otra parte, aborda la comprensión de los procesos del conocimiento que conducen a adoptar las conductas, en función de los pensamientos y no de instintos o necesidades.

Todos estos procesos les permiten a las personas adquirir mayor seguridad para la elaboración de planes, sobre las bases del conocimiento de las respuestas esperadas a cada acción de conocimiento aplicada.